“Los alimentos no son una mercancía, son un derecho principal”

En el primer programa de “La Tierra que Pisamos” hablamos un poco de esta utopía que también defiende La Vía Campesina: que la agricultura no industrial, la agricultura del/la pequeño/a agricultor/a, del campesino/a, será la única vía sostenible para poder alimentarnos a todas y todos y no morir ni matar la tierra en el intento.

Porque el sistema alimentario tal y como está planteado en este momento no sólo no consigue alimentar a todas las personas (alimentos sobran, eso que conste, pero están MUY MAL distribidos, como la riqueza) sino que ha conseguido AUMENTAR LA CANTIDAD DE PERSONAS QUE TIENEN HAMBRE. No es increíble?

Y en el proceso, se extrae toda la vida de la tierra mientras se la carga con químicos y agrotóxicos que terminan matando lo poco que queda de ella, dificultando enormemente el poder volver a cultivar algo de calidad en esa tierra, teniendo que recurrir a otros sistemas químicos para poder recuperar algo de lo irrecuperable.

En algunos lugares los pequeños son expropiados de sus tierras, ven que tienen que dejar de cultivar como modo de vida porque ¿cómo van a competir con ese monstruo que vende las zanahorias a la mitad de lo que a el/ella le ha costado producirlo, o que el precio del maíz exportado es más barato que el local porque el otro está subvencionado y el local no?

Lo dejo aquí que sino no termino y lo único que quería era poner unas breves palabras de intro al artículo. Por preguntas hay para jartar a cualquiera, y las respuestas, por ahora, no son positivas, pero SI CADA DIA SOMOS MÁS, tal vez conseguimos que algo cambie, eh?!

Victoria Caminos.

———    ———

Desde hace varios años, Paul Nicholson es el coordinador de Vía Campesina en Europa. Es agricultor y miembro de sindicato agrario vasco EHNE.
Lola Matamala | Para Kaos en la Red | 18-4-2011 a las 18:16 | 374 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/alimentos-no-son-mercancia-son-derecho-principal

Vía Campesina surge gracias a una reunión de varios líderes campesinos americanos en Managua (Nicaragua). Desde su nacimiento, allá en el año 92, y bajo el paraguas del anticapitalismo, de la horizontalidad de su estructura y de la defensa de lo local, ha promovido las relaciones económicas de igualdad y de justicia social. Actualmente, la conforman 148 organizaciones, de 69 países. Vía Campesina engloba a organizaciones campesinas, comunidades indígenas o mujeres rurales.

Desde hace varios años, Paul Nicholson es el coordinador de Vía Campesina en Europa. Es agricultor y miembro de sindicato agrario vasco EHNE (Euskal Herriko Nekazarien Elkartasuna.)

¿Cree que el trabajo de Vía Campesina es poco conocido en Europa?

La alimentación y la agricultura está siendo una preocupación cada vez mayor y en esa medida las personas que quieren conocer esta problemática van a Vía Campesina. En la coordinadora europea somos 24 organizaciones y poco a poco se nos escucha más aunque la ciudadanía de Europa tiene muy interiorizada la idea de que es el mercado el que nos alimenta, no las campesinas y los campesinos y eso es un problema de fondo importante.

Este 17 de abril, Vía Campesina reitera la necesidad de liberarse del sistema de producción industrial de alimentos y la creencia de que la agricultura campesina puede alimentar al mundo. ¿Cuál es la clave para hacer llegar este mensaje al consumidor?

En Europa, una de las cosas que más preocupan es la salubridad , la seguridad de los alimentos .Cada vez cobra más valor el debate sobre quién controla la alimentación y qué estamos comiendo, dónde se produce y qué repercusiones tiene para la salud, para el desarrollo rural, para el democrático. Está claro que el modelo de producción industrial está lanzando una comida que nos enferma y creo que el modelo europeo de quién pueda, compre alimentos ecológicos y quienes no puedan, vayan a la comida basura, es una gran mentira y hay que desmantelarlo. Los alimentos son basicamente locales porque la agricultura campesina, la local, es la que alimenta el mundo y no es McDonald’s porque genera más hambre. Partiendo de que el derecho a la alimentación es un derecho para todas y todos , nosotr@s ,como consumidor@s, tenemos que responder a esa mercantilización de los alimentos.

Pero, en muchas partes del mundo los productos ecológicos se encarecen cuando llegan al mercado, ¿cómo comprarlos más baratos?

No hay razón para que los productos ecológicos tengan el precio que están teniendo. En la organización española, hay un COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) que analiza junto con las asociaciones de consumidores, el precio de origen y el precio en el destino y la media de diferencia entre el precio que cobramos nosotras y nosotros y el precio que pagamos como consumidor@s es del 400, 500 hasta de un 600%. Cada día, se demuestra más que todos los sistemas de certificación de los alimentos son meros instrumentos para mercantilizar y aplicar un mayor coste y precio al alimento final. Un eje importante es localizar los alimentos. El debate sobre los alimentos/kilómetros no sólo surge en el contexto climático y energético, sino también desde la perspectiva de salubridad, de economía local, etc. Pero al final, todas las políticas- las económicas, las de subsidio, las de formación- van hacia a la defensa de una agricultura en manos de las corporaciones y es incompatible con una alimentación sana y con unos precios justos. Esa es una consecuencia directa del control de las transnacionales de toda la cadena alimentaria. En Europa, las transnacionales son las que están controlando toda la cadena. La lucha es contra las corporaciones y la manipulación de los productos alimenticios porque los alimentos no son una mercancía, son un derecho principal.

¿Contra qué políticas concretas hay que incidir más?

Principalmente son las que encierra el Libre Comercio. Son una falacia porque están destruyendo el medio productivo y alimentario en el planeta. Por ejemplo, no es posible mantener políticas de transporte de alimentos básicos de un continente a otro. Esto genera una deslocalización de las producciones que está destruyendo la agricultura campesina y su capacidad productiva localmente. Otra de las políticas es la privatización de los bienes comunes: el acaparamiento de las tierras, la privatización de las semillas y el agua. Ahora hay empresas grandes que están comprando tierras y están desplazando la agricultura campesina. Junto a estas empresas hay países como China, Corea o Arabia Saudí que están adquiriendo tierras en África, América y Asia para dedicarlas a la producción alimentaria industrial o al cultivo de agrocombustibles. Toda la política de producción de soja o maíz en Sudamérica es un ejemplo de ello. La privatización de los semillas y de la biodiversidad disminuye, entre otras cuestiones, la capacidad que tienen los campesinos y campesinas para reaccionar ante el cambio climático. Y por último, el agua. Este recurso y su acaparamiento está estrechamente ligado con los conflictos militarizados. En donde ocurren, hay grandes balsas de agua. Por esto, rechazo el uso de recursos naturales porque el planeta es un bien común.

A su modo de ver, ¿qué efectos ha generado esta crisis para el mundo del campo?

Una de las causas de esta crisis es la imposición con más fuerza de un modelo agroquímico intensivo e industrializado aunque aparece , de nuevo, la revolución verde, la lucha contra los transgénicos. Eso sí, no hay que olvidar el control político y financiero de toda la cadena alimentaria y que el negocio principal del capitalismo son los bienes comunes, son los alimentos y ahí hay una enorme política especulativa para captar fondos para la inversiones. De esta manera, las políticas nacionales de fortalecimiento de la producción local y campesina quedan mermadas.

Paul, terminemos con esperanza, ¿qué destaca del trabajo que desarrolla de Vía Campesina?

En esta lucha estamos 300 millones de familias en todo el mundo y lo más destacable es cómo es capaz, con una pequeña estructura de coordinación, hacer un movimiento organizado. Un ejemplo es que partir del 17 de Abril, y durante toda la semana, hay cientos, miles de acciones pequeñas y modestas en todos los continentes contra el modelo productivo agroindustrial. Estamos consiguiendo que en la Europa más neoliberal, los transgénicos estén a la defensiva y eso es altamente esperanzador.

Más información sobre Vía Campesina en: http://www.viacampesina

Anuncios

Acerca de latierraquepisamos

La Tierra que Pisamos es un blog econsciente, que intenta divulgar información útil sobre ecología, agricultura ecológica, salud, alimentación y medicina natural.
Esta entrada fue publicada en SoberaniaAlimentaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s